martes, 30 de octubre de 2012

Recompensa a la pesadez

Por fin, por fin, por fin… y sí, además de chiflada, modorra… si es que a estas alturas me alegro con cualquier tontería… En uno de los almacenes distribuidores he conseguido dar por corregidas las deficiencias de mantenimiento que desde el año 2006 se venían detectando…

Nos ha costado lo suyo, actas incluso de por medio… al menos ya no nos nieva dentro ni me he dejado el culo en el suelo al resbalarme en el hielo. No hay estalactitas ni estalagmitas, las cajas no parecen estar en mitad de carámbanos, no hay restos de a saber qué dispersos y difuminados por paredes, suelos, techos… no hay trozos congelados de algo que parece comestible pegados a suelos, vigas, soportes… y por fin, por fin, los termógrafos funcionan.

Y qué bonitas las gráficas de los termógrafos… anda y en los vehículos también funcionan…

Espero que para las que quedan, casi todas de etiquetado y recepción de mercancías, no tengan que pasar otros seis años.

Parecerá una tontería pero ver el expediente daba penica con deficiencias que no había manera de darlas por solventadas y mi sensación era de que mi trabajo estaba siendo nefasto. Al menos poco a poco parece que estamos llegando a un entendimiento. Poco a poco, demasiado poco a poco, pero veamos el lado positivo que sino, esto es muy triste y más con lluvia como hoy.

Por otra parte, ya me he llevado una estufa al despacho. La orden es calefacción de 8 a 12, pero si llego a las ocho menos cuarto y me voy a las tres y pico o voy una tarde, me puedo congelar en un par de semanas… y casi seguro los lunes. La escasez está llegando a niveles grandiosos  ya que hemos prestado las pilas de un reloj de pared y de un termómetro para que las pongan en los tensiómetros de las consultas… las pilas de mi casa, que es lo de menos… lo siguiente es que el ecógrafo, fotocopiadora u ordenador vaya a pedales porque no se paga la luz… Será mejor que piense en llevar velas para dar un toque suave y romántico al despacho…

1 comentario:

  1. Gracias durante un rato me has transmito alegría. Besos.

    ResponderEliminar